miércoles, 6 de abril de 2011

Si la loca carrera del día a día... se queda contigo. TOMA CONCIENCIA.



No es la primera vez que vemos en las noticias o que alguien nos cuenta que una madre o un padre olvidó en el auto a un hijo y que ello le costó la vida. Tampoco es la primera vez, lamentablemente,que sabemos que eran personas abnegadas o que estaban muy dedicadas a su familia, que eran buenos esposos y buenos padres y madres. Esta nota no pretende encontrar ni mucho menos explorar las causas por las que estas cosas suceden desde un punto de vista psicológico o de consejería. Lo que si podemos considerar que podemos brindar son pistas que nos pueden ayudar para minimizar o de alguna manera frenar la vorágine diaria que nos consume y nos deja encerrados en la cabeza y totalmente ausentes del presente, lo que probablemente si no es la causa de tales tristes sucesos, influyen grandemente.


ESTAR PRESENTES EN NOSOTROS MISMOS, AQUÍ Y AHORA.

¿Cuántas veces has estado conversando con alguien, o mejor dicho cuántas veces alguien ha estado intentando conversar contigo y no sabes de qué te está hablando porque tu cabeza está de viaje en los problemas que tienes, en lo que te pasó antes o incluso en las cosas que aún no llegan? Además de que la otra persona se puede sentir ofendida por no prestarle atención. ¡¡Te estás perdiendo de existir aquí y ahora!! De recibir todas las ideas y buenas energías que te brinda esa otra persona con su presencia. Del hermoso regalo de estar en comunión con la naturaleza, con tus hijos, con tu pareja o familia y con todo lo que te rodea aquí y ahora.


DETENTE UN SEGUNDO Y RESPIRA.

Son muchas las personas, entre ellas yo, que solapamos actividades es decir no has acabado bien una actividad o tarea y ya estás corriendo una, dos, tres, cuatro más. Llegas a tu casa, pones la lavadora, enciendes la estufa, te vas a bañar, suena el teléfono y te secas la oreja y sacas la cabeza de la ducha para contestar. ¿Cuantas veces se te ha olvidado echarle detergente a la ropa, se te ha quemado la comida y ha llegado altísima la factura del agua porque estuviste media hora para decirle a la persona que te llamó mientras estabas en la ducha que lo llamabas luego?


Eso no solamente es gracioso ahora que lo ves con distancia, en aquel momento fue molesto, te causó un disgusto, perdiste recursos y tiempo. Entonces los "multitasking" tienen una gran probabilidad de fallar en una o varias de las actividades que ejecutan simultáneamente. Además de que el agobio se adueña de ti, especialmente cuando no estás haciendo algo y te sientes culpable, nervioso y ansioso. Entre tarea y tarea. DETENTE. RESPIRA. TOMA CONSCIENCIA DE LO QUE ESTÁS HACIENDO Y DETERMINA QUÉ COSAS SI PUEDES PONER A FUNCIONAR SIMULTANEAMENTE.


UBICA TUS TAREAS POR ÁREAS Y REPASA LO HECHO Y LO QUE TE QUEDA POR HACER EN CADA BLOQUE DE TAREAS.

Si tienes que cocinar, friegar, limpiar la cocina y el patio, sacar la basura, pagar las cuentas en internet o ponerlas en orden, vigilar a los chicos mientras juegan y varias tareas adicionales ubicalas por áreas. Por ejemplo, mientras cocinas puedes lavar los trastes y poner a los chicos a trabajar en alguna actividad en el comedor familiar en lo que esperan la comida. Aprovecha para hablar con ellos. Luego a la hora de sacar la basura pídeles ayuda y pueden salir al jardín y recoger un poco todos juntos o bien cerca mientras te encargas de la jardinería. Así evitas que las tareas queden fuera del alcance de tu vista y por lo tanto se te olviden.


HAZ UN EXAMEN DE CONSCIENCIA CADA NOCHE Y PLANIFICA CADA DÍA EN LAS MAÑANAS.

He vuelto a poner en práctica algo que nuestros abuelos y padres nos han enseñado y muchos habíamos olvidado.Hacer examen de conciencia cada noche. No es algo intrincado y difícil. Se trata solamente de que luego de cepillarte los dientes, cuando vayas a dormir te quedes unos minutos antes en la cama y repases el día, qué fue bueno, qué no fue tan bueno. Qué te hizo sentir bien o mal y qué necesitas hacer para cambiar o mejorar esa situación al día siguiente. Vamos a valorar en ese momento las experiencias del día. Enfocarnos en lo que queremos lograr y hacer un plan general de mañana. Aprovecha para encomendar tus preocupaciones y decepciones a Dios, ora por todos y agradece.


A la mañana siguiente cuando te levantes. Procura *esto es un consejo personal* que tus primeras palabras del Día sean. Gracias Dios por la oportunidad de vivir hoy. Y de la misma manera que la noche anterior, no importa qué hora sea, no importa si vas tarde, cinco minutos ahí harán mucha diferencia. Repasa el plan del Día, y encomiéndate a Dios para que puedas realizarlo todo lo mejor que puedas. Vuelve a ubicar tus actividades por bloques, espacios y tiempo.


Verás cómo funciona.


DETENTE Y REPASA TU ESTADO, Y TU PRÓXIMO PASO.

Toma siempre unos segundos para repasar dónde estás, qué estás haciendo y qué vas a hacer. Antes y después de salir de cualquier lugar. Tu vehículo, tu casa, la casa de tus familiares, en la calle. En todo lugar. Mira a tu alrededor, toma consciencia de ti en ese preciso instante y en ese preciso lugar. Ten presentes siempre dónde están tus llaves, tu teléfono, la salida más cercana, el lugar más seguro que tengas cerca, con quiénes estás y hacia dónde vas.



¡¡¡ SUELTA EL CELULAR UN MINUTO !!! HAZ PAUSAS AL HABLAR POR TELÉFONO. A MENOS QUE SE TRATE DE UNA EMERGENCIA INTENTA NO CONVERSAR MIENTRAS CONDUCES.

El teléfono es además de una gran ayuda y comodidad, y de sus funciones que pueden ayudarnos a salvar vidas, las ajenas y las nuestras, son también una gran distracción, te aislan de estar presente en ti.


Hay gente que camina hablando por teléfono y se le pasan las direcciones por cuadras enteras, incluso kilómetros. Otras cuentan como cosa común, que mientras manejan en la tarde saliendo rumbo a sus casas, ponen su cerebro en piloto automático cuando se distraen hablando por teléfono y regresan al trabajo o van a casa de alguna otra persona.


Al salir de tu casa o tu trabajo. DETENTE. VERIFICA SIEMPRE TU AUTOMÓVIL ANTES DE ENTRAR A EL.


Verifica si está en condiciones porque no sabes si hay alguien malintencionado cerca, no sabes si alguien dañó tu vehículo o bien si simplemente se le vació una llanta.


CUANDO ENTRES EN ÉL VERIFICA QUE TODO ESTÉ EN ORDEN Y ORGANIZA LO QUE VAS A HACER EN EL PRÓXIMO BLOQUE DE DOS O TRES HORAS: Recoger los chicos, llevarlos a las clases de pintura, karate, natación etc.


Si estás hablando por teléfono TERMINA LA CONVERSACIÓN, UBÍCATE Y PLANIFICA. LUEGO CONTINÚA. Y ENCOMIÉNDALE A DIOS EL LOGRO DE CADA ACTIVIDAD.


TOMAR CONSCIENCIA NO SOLAMENTE ES UN ACTO PERSONAL. EN ÉL ESTA LA RESPONSABILIDAD QUE TENEMOS CON NUESTRA SEGURIDAD Y LA DE LAS DEMÁS PERSONAS.


Espero que tomen en cuenta estas reflexiones personales, y que las compartan con otras personas. No tienen que seguirlas al pie de la letra pero cada persona encuentra la mejor manera de tomar consciencia de cada uno de sus pasos, acciones, pensamientos y deseos. En este caso estas medidas tan sencillas pueden hacer una diferencia grande en la vida de otros.


EN REACCIÓN A ESTA NOTICIA: http://www.elnuevodia.com/estaenotromundoladoctoratraselfatalolvido-932920.html