sábado, 20 de febrero de 2016

UNA TAZA DE TÉ

En esta extenuante circunstancia de tan prolongado carnaval, con toques escandalosos y hasta dramáticos, nada mejor que una taza de buen te, mejor si es inglés o hindú, japonés o ruso.

Ya en siglo el XVII, el médico holandés Cornelius Bontekoe, advertía sobre las

“VIRTUDES DEL TE”:

Purifica la Sangre

Expulsa lo sueños pesados

Alivia el cerebro de los oscuros pensamientos*

Alivia y sana vértigos de cabeza

Sana la hidropesía

Es un excelente remedio para el catarro

Sana la constipación del vientre

Hace la vista más limpia

Protege de los malos humores y de las afecciones al hígado

Es un buen remedio para todas las enfermedades de la vejiga

Suaviza el mal al bazo

Ahuyenta el sueño demasiado largo y superfluo

Espanta la estupidez**

Hace que sea activo y enérgico

Hace que tenga valor

Aparta el temor*

Disipa el dolor que causan los cólicos

Es un buen remedio del dolor de reglas

Refuerza todas las partes interiores

Agudiza EL ESPÍRITU*

Refuerza la memoria*

Refuerza la inteligencia *

Purifica la bilis

Refuerza la energía sexual

Apacigua la sed

Devuelve la esperanza decaída*



Nota bene:

Los puntos señalados con * son prioritarios. Sobre todo en circunstancias de tensiones y decisiones entre dos alternativas opuestas. Posibilitan que NO se haga más daño.

Para un buen te, visite al Salón de Té “Expeditus”, pasaje de la Catedral, casa colonial.

Variedades de finos tés de diversas procedencias. Lo disfrutaran, se lo aseguro.