miércoles, 2 de marzo de 2011

Sandwich de helado para compartir y sanar el trato frío.


¿Alguna vez alguien te ha caído tan mal en el trabajo que dejas de hablarle y lo ignoras? ¿Has usado el trato frío como venganza contra alguna diferencia con algún compañer@? ¿Lo has padecido o lo padeces tu?

Sé de alguien que ha sido víctima de ostracismo en su trabajo. Ostracismo era una práctica griega en la que se votaba en un ánfora llamada "ostrocos" entre los ancianos o personas influyentes de la polis para declarar a una persona "non grata" y decidir su destierro. Con el tiempo el término se ha acuñado para describir el acto de ignorar y/o segregar socialmente a aquellas personas que por alguna razón, el grupo al que pertenecen ha determinado que han traicionado su confianza, o que han ido en contra de sus creencias y/o postulados como grupo.

Actualmente las profesiones más afectadas son del área de servicios como: los funcionarios y el personal laboral contratado de las administraciones públicas (central, regional o local), los trabajadores de la enseñanza primaria, media o universitaria, informáticos, auditores, los trabajadores de la salud, cuidadores de guarderías y escuelas infantiles, personal de hostelería y turismo, personal de bancos e instituciones financieras entre otros. De igual manera los miembros de organizaciones denominadas ideológicas (instituciones y organizaciones caritativas o religiosas, partidos políticos, sindicatos). En general, todo el sector de los servicios resulta afectado en mayor proporción.

Actualmente se le llama a esta práctica "mobbing" o acoso moral y consiste en lo siquiente:

Según el profesor Iñaki Piñuel y Zabala son estrategias habituales en el acoso laboral las siguientes:

  • Gritar, avasallar o insultar a la víctima cuando está sola o en presencia de otras personas.

  • Asignarle objetivos o proyectos con plazos que se saben inalcanzables o imposibles de cumplir, y tareas que son manifiestamente inacabables en ese tiempo.
  • Sobrecargar selectivamente a la víctima con mucho trabajo.
  • Amenazar de manera continuada a la víctima o coaccionarla.
  • Quitarle áreas de responsabilidad clave, ofreciéndole a cambio tareas rutinarias, sin interés o incluso ningún trabajo que realizar («hasta que se aburra y se vaya»).
  • Modificar sin decir nada al trabajador las atribuciones o responsabilidades de su puesto de trabajo.
  • Tratarle de una manera diferente o discriminatoria, usar medidas exclusivas contra él, con vistas a estigmatizarlo ante otros compañeros o jefes (excluirle, discriminarle, tratar su caso de forma diferente).
  • Ignorarle (hacerle el vacío) o excluirle, hablando sólo a una tercera persona presente, simulando su no existencia («ninguneándolo») o su no presencia física en la oficina, o en las reuniones a las que asiste («como si fuese invisible»).
  • Retener información crucial para su trabajo o manipularla para inducirle a error en su desempeño laboral, y acusarle después de negligencia o faltas profesionales.
  • Difamar a la víctima, extendiendo por la empresa u organización rumores maliciosos o calumniosos que menoscaban su reputación, su imagen o su profesionalidad.
  • Infravalorar o no valorar en absoluto el esfuerzo realizado por la víctima, negándose a evaluar periódicamente su trabajo.
  • Bloquear el desarrollo o la carrera profesional, limitando retrasando o entorpeciendo el acceso a promociones, cursos o seminarios de capacitación.
  • Ignorar los éxitos profesionales o atribuirlos maliciosamente a otras personas o a elementos ajenos a él, como la casualidad, la suerte, la situación del mercado, etc.
  • Criticar continuamente su trabajo, sus ideas, sus propuestas, sus soluciones, etc.
  • Monitorizar o controlar malintencionadamente su trabajo con vistas a atacarle o a encontrarle faltas o formas de acusarle de algo.
  • Castigar duramente o impedir cualquier toma de decisión o iniciativa personal en el marco de sus responsabilidades y atribuciones.
  • Bloquear administrativamente a la persona, no dándole traslado, extraviando, retrasando, alterando o manipulando documentos o resoluciones que le afectan.
  • Ridiculizar su trabajo, sus ideas o los resultados obtenidos ante los demás trabajadores, caricaturizándolo o parodiándolo.
  • Invadir la privacidad del acosado interviniendo su correo, su teléfono, revisando sus documentos, armarios, cajones, etc.
  • Robar, destruir o sustraer elementos clave para su trabajo.
  • Atacar sus convicciones personales, ideología o religión.
  • Animar a otros compañeros a participar en cualquiera de las acciones anteriores mediante la persuasión, la coacción o el abuso de autoridad.

Consecuencias psicológicas y laborales
  • Lento deterioro de la confianza en sí misma y en sus capacidades profesionales por parte de la víctima.
  • Proceso de desvaloración personal.
  • Desarrollo de la culpabilidad en la víctima (la propia familia suele cuestionarla sobre su comportamiento).
  • Creencia de haber cometido verdaderamente errores, fallos o incumplimientos.
  • Somatización del conflicto: enfermedades físicas.Insomnio,ansiedad,estrés,irritabilidad, hipervigilancia, fatiga, cambios de personalidad, problemas de relación con la pareja,depresión,Inseguridad, torpeza, indecisión, conflictos con otras personas e incluso familiares.
  • Bajas laborales que el acosador suele aprovechar contra el trabajador.

Otras consecuencias:
  • Agresividad con la familia.
  • Aumento de la conflictividad con la familia.
  • Aumento de las enfermedades de los hijos y problemas escolares.
  • Retraimiento de la víctima con la familia y amigos.
  • Abandono de los amigos y rechazo por parte del entorno de la víctima, cansados de la "obsesión" con el problema laboral. «No te quejes, que nosotros no estamos mejor: el puteo va con el sueldo».
  • Falta de apoyo de los familiares ante los intentos de la víctima de hacer frente a la situación, legal o psicológicamente.
  • Estigmatización social en los sectores de actividad laboral próximos.
El desenlace habitual de la situación de acoso laboral suele significar la salida de la víctima de la organización de manera voluntaria o forzosa. Otras consecuencias pueden ser el traslado, o incluso el pase a situación de incapacidad permanente. La recuperación definitiva de la víctima suele durar años y, en casos extremos, no se recupera nunca la capacidad de trabajo.

«En muchos casos, el mobbing persiste incluso después de la salida de la víctima de la empresa, con informes negativos o calumniosos a futuros empleadores, eliminando así la empleabilidad externa de la víctima. Se trata de una especie de re-mobbing».

Estrategias personales para superar el mobbing
  • Identificar el problema del mobbing como tal: formarse e informarse sobre el problema.
  • Documentar y registrar las agresiones de que se es objeto desde el inicio.
  • Hacer públicas las agresiones que se reciben en la intimidad y en secreto y comunicarlas a compañeros, jefes, directivos, asesores, pareja, amigos y familiares.
  • Desactivarse emocionalmente: evitar reaccionar ante los ataques.
  • Controlar y canalizar la ira y el resentimiento (la ira es la aliada del acosador): evitar explosiones de ira.
  • Hacer frente al mobbing: el afrontamiento hace recular al hostigador, que es cobarde en el fondo.
  • Dar respuesta a las calumnias y críticas destructivas con asertividad (sin pasividad ni agresividad).
  • Proteger los datos, documentos y archivos del propio trabajo y guardar todo bajo llave, desconfiando de las capacidades manipulativas de los hostigadores.
  • Evitar el aislamiento social: salir hacia afuera y afrontar socialmente la situación del acoso.
  • Rechazar la inculpación sin aceptación ni justificación mediante la extroyección de la culpabilidad.
  • No intentar convencer o cambiar al hostigador.
  • No caer en la inhibición: Contar a otros el acoso. Hablar del tema del acoso, comunicarlo, escribirlo, relatarlo, etc.
  • Desarrollar la empleabilidad propia: incrementar la formación y capacitación profesional.
  • Ir conscientemente a la baja laboral o a la renuncia voluntaria antes de permitir que se destruya psíquicamente a la persona.
  • Solicitar desde el principio asesoramiento psicológico especializado.
  • Solicitar consejo legal para hacer valer y defender los derechos propios.
  • Desarrollar la autoestima autónoma como vacuna contra el acoso.
  • Desarrollar el poder curativo del humor.
  • Permitirse llorar por el daño propio.
  • Perdonar al acosador como forma de liberación final.

Mira todo lo que puede generar un gesto tan simple como dar de codos a un compañer@. LA CARIDAD EMPIEZA EN CASA. RECUÉRDALO SIEMPRE. Si tus diferencias con tus compañeros son por ignorancias... ENSÉÑALE, si está errado... CORRÍGELE, si no coincide contigo... RESPÉTALO. ¿Te suena algo llamado obras de caridad? Vivamos en Cristo y que se nos note. :) Si eres víctima de esto... ESCÚCHALES, PERDÓNALES Y VIVE FELIZ, PORQUE DIOS VE LO QUE HAY EN TU CORAZÓN.

AHORA QUE NOS HA CRECIDO UN POCO LA SENSIBILIDAD, Y POR ENDE EL CORAZÓN.
NOS PODEMOS COMPLACER CON UN PEQUEÑO BOCADITO... MEJOR SI PUEDES COMPARTIRLO CON LA GENTE CON QUIENES NECESITAS LIMPIAR ESE ESPACIO Y MEJORAR TUS RELACIONES. DA EL PRIMER PASO AUNQUE TENGAS LA RAZÓN.


SANDWICH DE HELADO
Ingredientes:

2 1/2 tazas de hojuelas de arroz (cocoa pebbles)
1/2 taza de mantequilla derretida
1 taza de coco rallado
1/2 taza de nueces, finamente picadas
1 taza de azúcar mascabado (azucar negra), bien comprimida
1 litro de helado de vainilla


Procedimiento:
1. Se mezclan en un recipiente las hojuelas de arroz tostado, la mantequilla, el coco, las nueces y el azúcar; se revuelven perfectamente.
2. Se extiende la mitad de la mezcla en el fondo de un molde para bizcocho o bien en un recipiente rectangular.
3. El helado se ablanda ligeramente (dejarlo a temperatura ambiente unos 20-30min) y se esparce uniformemente sobre la mezcla con cereal.
4. Se extiende sobre el helado otra capa con el resto de la mezcla con cereal y se presiona suavemente.
5. Se congela hasta que se endurezca y se corta en cuadros.